Desconexión digital, un derecho.

Hoy mismo, veía al meiodía en las noticias un reportaje sobre la "desconexión digital", es decir, la interrupción de las llamadas, mensajes y correos electrónicos relacionados con el entorno laboral fuera del horario de trabajo.

En dicho reportaje (al cual tenéis acceso en la webgrafía), ahora que estamos en las vacaciones de semana santa, se entrevistaba por la calle a ciertas personas que tenían que seguir conectados a su teléfono de trabajo, lo que ,como comentaban, producía una sensación de agobio y preocupación. 

Una de las presentadoras lanzaba una interesante pregunta: "¿Debería existir una ley que nos diese derecho a desconectar de nuestro trabajo?"

Como comentaban ya existen antecedentes, por ejemplo en Francia recientemente se aprobó una ley que obliga a las empresas con más de cincuenta empleados a llegar a un acuerdo con estos que garantice su derecho a desconectar. También en Alemania, ya desde el 2011, Volksgagen bloquea el acceso al correo electrónico de la empresa entre las 18:15h y las 7:00h para sus empleados/as.

Este tipo de medidas, a mi parecer, permiten no sólo reorganizar el tiempo de trabajo y de ocio, sino que aseguran que no exista un abuso de poder que ejerza la empresa sobre sus trabajadores/as. Es necesario no solo que los trabajadores tengan el derecho a no responder mensajes, llamadas... fuera de su horario de trabajo, si no a que las empresas no estén autorizadas a enviarlos. 

Uno de los comentarios que me gustó, por parte de un miembro de UGT en Euskadi, fue que era necesario "definir qué es tiempo de descanso y qué no lo es". Esto a mi parecer, tiene una fuerte carga educativa, ya que es necesario definir y gestionar nuestro tiempo libre para poder crear una estructura social que abogue por un trabajo eficaz, pero también por un tiempo de descanso útil que logre un bienestar.

¿Vostros/as abogáis por la creación de una ley? ¿Cómo definiríais tiempo de descanso?

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

WEBGRAFÍA

La sexta TV. (14 de Abril del 2017). Cada vez más voces piden regular la desconexión digital: 3 de cada 10 españoles no desconecta ni en vacaciones. Recuperado de: http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/el-gobierno-abre-la-puerta-a-la-regulacion-de-la-desconexion-digital-no-estar-pendiente-del-trabajo-en-horas-libres_2017041458f0c5c20cf2f2c8756a4222.html#

Teruel, A. (3 de Enero del 2017). Francia reconoce el derecho a desconectar del trabajo. Recuperado de: http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2017/01/03/actualidad/1483440318_216051.html

 

Comentarios

  • Ainhoa

    Buenas Raquel!

    Muy interesante el tema que planteas. Para mí, por ejemplo, el tiempo de descanso es aquel que le dedico a actividades que me distraen y me relajan, sin ningún tipo de agobio ni apuro, pero considero que para cada uno, el tiempo de descanso lo asocia a elementos diferentes dependiendo de sus experiencias.  

    Me parece importante el hecho que remarcas al final en lo relativo a que se debería educar también para el tiempo de ocio, ya que muchas veces se asocia a no hacer nada, y los niños deberían empezar desde pequeñitos a diferenciar entre "tiempo libre" y "tiempo muerto", aprendiendo a gestionar el segundo para convertirlo en el primero. 

  • Uxía Fernández Regueira

    Hola Raquel! Me ha gustado mucho como has planteado este tema y concretamente la intervención con la que cierras tu blog. 

    La tecnoliogía nos ha permitido derribar muros y esto puede ser peligroso cuando el muro que derribas separa la empresa de tu casa. Todo esto dentro de una estructura social que menosprecia el papel de aquello que no persigue un fin económico en el desarrollo de las personas; y que se mueve a una velocidad vertiginosa. 

    Pero lo que si creo es que igual que desde la educación premiamos el concepto del "ocio" o del "tiempo libre",no debemos perseguir el del "tiempo muerto". Considero que el problema es que no se da valor al disfrute, que no se educa a la gente para buscar aquello que le llena independientemente de si la sociedad demanda o no de esa labor,  que no se educa en la necesidad de descansar física y psicológicamente, que no se educa en una salud espiritual que va más allá del propio cuerpo. Pero el tiempo muerto no es el enemigo del ocio, pues es desde el aburrimiento y desde la sensación de no estar aprovechando o satisfaciendo tus ánsias y necesidades desde donde se impulsa cara a la indagación y la creatividad. El enemigo precisamente es quien te priva de aburrirte, quien te priva de buscar y probar aquello que te llene y motive. Quien te priva de reedefinir el tiempo de descanso y el tiempo de ocio, pues considero que cada persona tiene una percepción propia de ambos conceptos.

    Conforme a lo que planteas en el blog, estoy de acuerdo con que la legislación debe amparar al desarrollo humano y al bienestar social frente a las exigencias de una estructura insalubre que ha encontrado en la tecnología una herramienta con la que fortalecerse.  Y desde luego, descansar no es trasladar las responsabilidades del trabajo de una habitación a otra. 

  • Angela

    Al igual que vosotras, considero que el tiempo libre constituye un parte fundamental de nuestro día a día y que la continua obligación de tener que estar conectados y atentos a cualquier aviso no permite desarrollar ese tiempo libre tal y como debería ser. Personalmente, considero que este mismo ejemplo del ámbito del trabajo lo podemos llevar al campo de la educación y que por medio de la creación de determinadas redes sociales o correos tenemos la obligación de estar atentas en cada momento por si existe un nuevo documento, aviso o contenido que debemos de entregar o llevar a clase el siguiente día. Tal y como mencionáis, la tecnología nos facilita y permite numerosas ventajas, pero al mismo tiempo esta obligación de tener que estar a la disposición de la empresa o del centro en cada momento, no permite disfrutar realmente del tiempo de descanso; un aspecto tan importante y quizás algo infravalorado por muchas personas. De ahí que, la implementación de una ley o norma con la finalidad de garantizar un descanso real, no sería una mala idea, ya que al fin y al cabo supone una ventaja para todos los implicados debido a que los trabajadores llegarán con mayor energía y realmente descansados al lugar de trabajo y podrán concentrarse con mayor motivación en su tarea.

  • Andrea

    Buenos días, interesante cuestión la planteada en este post. A mi parecer es esencial ese "poder" separar su vida privada y familiar de su vida laboral; con lo que debería existir una separación total de tiempo entre el laboral y el tiempo de descansar.

    Ya no me meto en si el tiempo fuera de tranajo sea libre o perdido... pero si que creo que ese tiempo debe estar separado totalmente del laboral. Es necesario un tiempo fuera del trabajo con derecho y necesidad de ese tiempo de "desconexión".

    No se si lo necesario es una lei o simplemente un control racional del tiempo, y comprender que aunque el trabajo es parte importante de nuestras vidas el descanso lo es también.

  • IriaPG

    Hola Raquel, me ha parecido muy interesante el tema del que hablas y es por ello que me gustaría dar mi opinión al rspecto. Para empezar, creo que es muy dificil elaborar una ley sobre esto pues para empezar los autonomos de pequeños negocios tienen casi imposible desconectar ya que toda la responsabilidad recae en ellos y si desaparecen su negocio se puede venir a bajo. Por otra parte, yo distingo entre tiempo de ocio y tiempo de descanso. El tiempo de ocio lo utilizo para hacer vida social y practicar mis hobbies favoritos, mientras que mi tiempo de descanso es simplemente para eso, descansar.

    Para mi el el descanso y el occio son dos temas realmente importantes y es por ello que creo que todos debemos tener derecho a ello, pero no creo que una ley sea la solución. Creo que la solución recae más en un cambio de mentalidad. Debemos marcarnos unos limites donde nos respetemos a nosotros mismos y a los demas, asegurando que todos tenemos ese respito tan necesario. Para ello la educación es un pilar fundamental pues en ella van inmersos valores como el respeto por los demas.