Asesor...o asesora...

 

            En la entrada de hoy pretendo profundizar en algo dicho en la anterior sesión de clase: la desigualdad de género también está presente en el mundo del asesoramiento.

            He realizado un sencillo experimento escribiendo en mi buscador “asesor de imagen” y la mayoría de las fotos eran de mujeres; en cambio, al escribir “asesora financiera” la mayoría de fotos correspondían a hombres. Con esto pretendo decir, que en función del ámbito en que un asesor/a desarrolle su labor, habrá mayoría de un sexo u otro.  Por ejemplo, en el ámbito de la imagen, estilo, moda, …, la tarea de asesorar la llevan a cabo en gran parte mujeres (en una página acerca de este ámbito encontré literalmente que la mayoría son mujeres por, y pongo literal, tan sólo tener la posibilidad de ganar dinero por hacer lo que te gusta: comprar ropa, criticar la ropa de los demás y ayudar a que otros se vean mejor), y en otro tipo de ámbitos como el financiero, el empresarial, …, la gran mayoría son hombres. Vemos, una vez más, los estereotipos típicos en cuanto al género, esta vez en el ámbito laboral, ejerciendo las mujeres una labor más cercana a la socialmente asociada a ellas, y al hombre como un estereotipo de individuo orientado al ámbito con “más status”.

            Lo que más me llama la atención es que, sea cual sea el ámbito, incluido el de la moda, supuestamente en el que predomina más el género femenino, los que llegan más lejos en su carrera profesional son los hombres.  Pero esto no sucede porque estén más o menos capacitadas las mujeres, sino porque su rol, por el hecho de ser mujeres, está menos valorado.

            Estamos ante un reflejo más de lo que provoca la desigualdad de género.

             A pesar de que nuestra sociedad ha avanzado mucho en este tema, todavía queda mucho camino por recorrer.

Sin título.png