• Blogs
  • Enelina
  • INDEPENDIENTEMENTE DE LA EDAD APRENDIENDO DE CERO

INDEPENDIENTEMENTE DE LA EDAD APRENDIENDO DE CERO

El otro día un amigo de mis vecinos, que es profesor de Ingeniería Química, estaba hablando en casa de estos de tecnología, en lo que llegué yo y me preguntó cuántos años tenía, yo le respondí 20, a lo que él me empezó a decir que para la gente de mi edad o para los más jóvenes es muy fácil estar en contacto y utilizar las tecnologías de la información y la comunicación en todos los ámbitos de nuestra vida diaria, pues según él , somos nativos tecnológicos; en cambio a él y a la gente de mayor edad hay cosas que le quedan demasiado grandes y en ocasiones tienen que recurrir a terceras personas especializadas en tareas informáticas.

Pero, yo no me considero tan conocedora de estas tecnologías, a pesar de estar en contacto con ella toda mi vida, pues hay miles de cosas que no sé utilizar, y otras de las que desconozco su existencia por completo; sin ir más lejos si relaciono esta afirmación con mi trayectoria y concretamente con la materia de Tecnología Educativa, esta supone para mí un gran reto, pues nunca he montado un vídeo y no tengo la menor idea de cómo hacerlo, por lo que tocarán horas de formación en frente a una pantalla de ordenador, si quiero llegar a adquirir unas competencias en su uso comparables a las que tienen mis compañeros de generación.

Como vemos esto es un ejemplo de que por mucho que estemos siempre en contacto con las tecnologías, el uso de estas no es tan fácil para nosotros, sino que debemos estar formándonos continuamente para satisfacer y dar respuesta a todas las necesidades.

 

A lo que yo me pregunto, si yo que supuestamente he nacido entre tecnología, y tengo problemas para utilizarla, ¿Cómo hacen los ancianos y personas de la tercera edad de nuestra sociedad? ¿Llegarán alguna vez a aprender a emplearla?

 

Yo creo que sí pueden llegar a defenderse en el empleo de estos medios, siempre y cuando haya una persona que les dedique el tiempo que necesitan, que muestre paciencia, y les conceda la tranquilidad que necesitan.

Un ejemplo de que son capaces de hacerlo, lo encuentro en mi propia casa, pues hace un par de años les regalé un móvil a cada uno de mis abuelos, y cuando se los di empezaron a decirme: ¿para qué lo quiero? ¿Esto para que me sirve si ya tengo un teléfono fijo en casa?, ¿yo no necesito un móvil para nada?, además, yo no sé utilizarlo.

Mi respuesta fue: necesitáis un móvil como el resto de la sociedad, pues así os podréis comunicar con las personas cuando no estáis en casa.

 

Debo decir que yo soy una persona con muy poca paciencia (en contraposición a la afirmación que decíamos con anterioridad de que para que nuestros mayores aprendan es necesaria una persona con paciencia), pero dediqué a ellos todo el tiempo que necesitaron, hasta que tuve constancia de que estaban seguros de sí mismos.

A día de hoy mi abuelo no sabe vivir sin el móvil, lo considera como uno de los objetos personales más preciado, y lo lleva consigo siempre que sale de casa a cualquier lugar, y es más si le preguntas porqué lo lleva, él responde: “tengo que llevarlo porque no sé lo que me puede pasar en el tiempo que este fuera, o a quién tendré que llamar durante mi ausencia; nunca está demás tenerlo a mano”.

 

Por lo tanto, todo lo que aquí se ha plasmado, naciéramos o no en contacto con las tecnologías que hoy conocemos, no hay nada imposible, que no se pueda aprender, lo que hace falta es ilusión, interés, motivación, voluntad,  y deseo de aprender, tengas 3, 10, 20, 40, 60 u 80 años.

 

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA UTILIZADAS

 

Villanueva, D. (2011). Lectura y nativos digitales. Santander: Real Sociedad Menéndez Pelayo

http://spdece07.ehu.es/actas/Garcia.pdf (consultada el día 19 de marzo de 2013)

Comentarios

  • a

    Claro que nunca e tarde,como sabes hai un mes que teño internet na casa onde vivo,que o estar no rural non foi posible ter unha conexión decente ata hai quince días.Pois ben,miña avoa ten 77 anos e ten a maior ilusión do mundo por aprender a andar co ordenador,e mellor ainda,en internet,pra poder falar así coa familia que está fora.

    Se un quere pode.Está claro que lle costa,e un mundo novo pra ela,pero sabes que me dixo o outro día?"Sei que e dificil,pero tamén sei que eu podo,porque non ía poder si outros tamén poden?" E marabilloso que alguén con esa idade teña ganas e ilusións por aprender.O malo,e que os nosos horarios non se poñen dacordo, cando eu podo ensinarlle ela non pode,cando ela pode eu non estou:[

  • Patricia Romero Rey

     

    Moi interesante as cuestións que reflictes, sobre todo despois de estarme informando da controversia “nativo” e “ inmigrante” dixitais, dos cales tamén dediquei unha entrada, posto que me parece una temática de grande relevancia.

    Só me gustaría resaltar, que aínda que ó mellor xeracións anteriores as nosas posúan menos coñecementos sobre o mundo das tecnoloxías, nos non somos conscientes da utilidade da informática no proceso de ensino-aprendizaxe nin como pode chegar a transformar os mesmos. Non estou xeneralizando, pero penso que é unha cuestión que aínda está verde nas nosas vidas, da cal deberíamos ser máis conscientes.

     

    Un saúdo.