Changing paradigms

Fantástico y entretenido video que ilustra las ideas de Ken Robinson sobre nuestros sistemas educativos.


Una de ellas es que la educación pública y gratuita generalizada para todo el mundo surge con la Revolución Industrial y precisamente por eso la educación se enfoca a instruir a los niños para que alcanzando éstos unos mayores niveles de formación puedan también ser después más productivos. Conviene matizar que instrucción y educación son diferentes. La educación es algo mucho más amplio que la mera instrucción.


Otra idea interesante que se menciona es la desmotivación actual de los adolescentes ante la evidencia de que estudiar duro y obtener un título universitario no te dará un empleo ni una mejor posición social, en la mayoría de los casos. Es decir el esfuerzo ya no garantiza la recompensa. Eso no ocurría hace 30 ó 40 años. Es una situación nueva.


El ADHD (Attention Deficit Hiperactivity Disorder) o TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) es otro de los grandes males de la educación actual. Parece que muchísimos niños encajan en muchas ocasiones con estos síntomas y eso acaba en muchos casos (USA sobre todo) con farmacoterapia para reducir su hiperactividad (es decir se les seda y relaja). Pero la realidad es que a la vez a estos chicos se les estimula muy fuertemente con anuncios publicitarios, videojuegos, consolas, ordenadores, etc., para que sean consumidores activos y bien activos. Parece que se produce una contradicción. Quizás el sistema educativo sea demasiado aburrido como para estimularles.


Otra buena y sencilla idea que todos hemos observado alguna vez es que los sistemas educativos actuales incentivan tan solo un modelo de inteligencia, que sería el que encaja con la productividad, la ciencia y tecnología. El modelo lógico-matemático. Sin embargo la creatividad, lo artístico quedan fuera de este modelo. De modo que aquellos que no encajan en este modelo suelen ser vistos como artistas, bohemios, gente indisciplinada, inadaptados y cosas así. Normalmente con un matiz negativo.


El pensamiento divergente, creativo, original y cooperativo no se potencia lo suficiente, por lo que en muchos casos el aprendizaje se acaba convirtiendo en algo mecánico, aburrido y poco estimulante para los individuos. En ocasiones el propio sistema educativo se percibe como una barrera u obstáculo que hay que superar "si queremos trabajar". "Tengo que estudiar esto o lo otro porque con un título tengo más posibilidades de trabajo", pensamos a menudo. Pero sin embargo eso a mí no me estimula, no me aporta mucho. Este es un gran problema.


Es obvio que algunos de estos errores deberían corregirse para conseguir más éxito en el sistema educativo.  Pero éxito en el sistema educativo no se puede entender solo como el mayor número posible de conocimientos adquiridos, que seguramente sería lo que una sociedad industrial desearía. Se trata de conseguir desarrollar la mayor parte de cualidades y capacidades de los seres humanos que nos orientan hacia una mayor plenitud. La adaptación, el trabajo cooperativo, la creatividad, la autoestima, una visión global de la realidad y de mí mismo,  el autodesarrollo, etc.