Reflexión sobre los criterios de búsqueda de información

Con tanta información que hay disponible, se hace necesario contar con estrategias y criterios para su búsqueda, localización, selección, almacenamiento y recuperación. 
Hoy en día internet es la principal fuente de información, pero hay que saber navegar y ser eficientes en ello.
 La sugerencia es que identifiquemos estrategias y criterios para los procesos de gestión del conocimiento basados en información provista a través de internet.

Así que se nos sugiere la primera pregunta:¿Cómo partir? Qué información deseo obtener, si es aleatoria o intencionada, si establecemos criterios previos (por ejemplo, palabras claves) o vamos buscando en la medida que se nos va ocurriendo alternativas…. Una vez identificado esto, es más fácil establecer estrategias, criterios y también buenas prácticas para navegar.


También debemos pensar en el fin de nuestra búsqueda de información. Se busca información para algo, por lo que hay que tener un foco claro y seguirlo es clave, pues perderse es muy fácil.



Un vez llegado a este punto, debemos plantearnos cómo vamos a buscar información. Para ello, se pueden seguir los siguientes pasos:


  1. Palabras clave que representen lo que buscas.
  2. Herramientas de búsqueda (índices, motores, metabuscadores). Se recomienda usar distintas herramientas a la vez. 

  3. Palabras clave en las herramientas de búsqueda seleccionadas, por ejemplo , si introduces dos términos separados por un espacio te aparecerá todo lo que hay en la web sobre ambos términos,  si  usas comillas, encontrarás resultados específicos para la expresión.

Cuando llegamos al momento de tener que seleccionar la información, valoraremos que responda a los objetivos planteados, que la información es la deseada para el fin que se pretende, nos fijaremos en el fuente, en el contenido y la fecha de publicación, entre otros criterios.

Para terminar, no nos olvidemos de dónde guardar toda la información recopilada, para su posterior recuperación si fuese necesario. Se pude hacer por carpetas ordenadas, por ejemplo, alfabéticamente o por temas. Actualmente, también existe la posibilidad de almacenar tus archivos en lo que se denomina “la nube”, es un nuevo lugar en internet que permite ofrecer servicios de computación de manera online.