El conocimiento abierto. El caso de la Universidad de Salamanca.

En la clase anterior, hablando de los repositorios, se planteó que uno de los conceptos sobre los que se sustentan es el de Conocimiento Abierto.

Buscando información sobre el Conocimiento abierto encontré ‘’La Oficina del Conocimiento Abierto’’.

http://oca.usal.es/

Es una iniciativa de la Universidad de Salamanca para potenciar la libertad de distribución de materiales. No es un repositorio, es un grupo que crea proyectos online y formación para potenciar este estilo de conocimiento. 

¿Por qué nos interesa el conocimiento abierto?

Me gustaría aportaros el link de un blog que escribí el año pasado para la asignatura de Tecnología Educativa, en el que hablo de que te aporta compartir:

http://stellae.usc.es/red/blog/view/6969/compartir-aumenta-tu-conocimiento

La filosofía de internet se basa en compartir, en el conocimiento abierto. No se podría haber alcanzado el desarrollo que tenemos en esta materia sin el afán de compartir de las personas. Pensad en la fuente de información que más consultamos en internet ‘’Wikipedia’’ ¿Quién la crea? Está creada por personas anónimas que aportan sus conocimientos sobre una temática específica de forma voluntaria. ¿Qué reciben a cambio? Nada más que la sensación de haber aportado su granito de arena al conocimiento de la sociedad.

El conocimiento abierto nos permite acceder a información, recursos y medios que ni se nos ocurriría sin el rapidísimo y facilísimo apoyo de internet.

Realmente internet es un repositorio de repositorios que nos ha facilitado la vida en miles de ocasiones a todos los niveles.

Sin embargo yo me planteo ¿Son necesarias este tipo de iniciativas?

Mi punto de vista, sí. Es muy necesario hacer entender a las personas que compartir no significa perder la información de forma gratuita, ni que no se te esté dando el reconocimiento que mereces (o que buscas) por haber generado un material X. Compartir supone ampliar, completar y darle más recursos al conocimiento existente.  

Es necesario por el sentimiento de pertenencia del que hablo en el blog que adjunto. Es importante destacar que, a lo largo de este último año, me he dado cuenta de que nuestra sociedad no potencia el bienestar grupal, sino que lucha por lograr el bienestar individual. Esto nos lleva a fomentar este sentimiento de pertenencia del que ya hemos hablado, no aportamos información a la sociedad para ayudar a desarrollarla de forma voluntaria, sino que buscamos el reconocimiento de los receptores de esta información.

Aportar conocimiento y contribuir al desarrollo de la sociedad debería ser lo suficientemente incentivador y motivador, como para dejar atrás el individualismo al que estamos acostumbrados.