Competencias profesionales de los docentes

En la actual sociedad de continuo cambio en la que vivimos, el profesorado debe seguir formandose y adquiriendo unas habilidads que le permita estar a la altura y enseñar a sus alumnos mediante metodologías y sistemas que conlleven a  que estos puedan alcanzar unos niveles académicos óptimos.

Lejos debería quedar la enseñamza en la que los maestros se limitan a exponer los contenidos que aparecen en un libro de texto y evaluar según esos contenidos se repitan literalmente en un examen. En la actualidad, los profesores deben investigar e indagar para poder satisfacer las necesidades de sus alumnos, deben orientarlos y ser su guía, para que a partir de los errores puedan aprender y evolucionar.

Ricardo Fernández, profesor de nuevas tecnologías, hizo la siguiente clasificación  del modelo tradicional y el modelo tecnológico de enseñanza:

 

 Modelo tradicional o clásico   Modelo tecnológico
 El profesor como instructor  El profesor como mediador
 Se pone el énfasisi en la enseñanza  Se pone el énfasis en el aprendizaje
 Profesor aislado  Profesor que toma decisiones en conjunto con sus compañeros
 Aplica los recursos sin diseñarlos  Colabora con el equipo docente
 Didáctica basada en la exposición y con carácter unidirecional  Diseña y gestiona sus propios recursos
 Solo la verdad y el acierto proporcionan aprendizaje  Didáctica basada en la investigación y con carácter bidireccional
 Restringe la autonomía del alumno  Utiliza el error como fuente de aprendizaje y fomenta la autonomía del alumno
 El uso de nuevas tecnologías está al margen de la programación  El uso de nuevas tecnologías está integrado en el curriculum. El profesor tiene competencias básicas en TIC

 

Para la buena practica docente, la actuación de los siguientes debe ser muy estricta:

  • planificación de las acciones educativas con pensamiento estratégico. Herramienta que le permita tener en cuenta que las decisiones que se toman ahora tendrán su efecto en el futuro, tanto en el desarrollo y oportunidades de la vida de las personas, como en la construcción de escenarios de convivencia social.
  • Creación e incorporación a ambientes de aprendizajes que promuevan la interacción y la participación de los agentes involucrados.
  •  Mediación para que otros aprendan en un contexto sociocultural definido, gracias a un proceso de mejoramiento continuo de transformación que los direcciona hacia la autotransformación integral.
  •  Evaluación, tanto . en los aprendizajes adquiridos por los participantes en el proceso educativo, como el proceso y producto de su acción docente para propiciar el segui- miento, el monitoreo y la retroalimentación necesarias.
  •  Comunicación y relaciones con la familia y con otros agentes educativos para confor- mar comunidad de aprendizajes.
  •  Reflexión e investigación sobre sus prácticas, contrastando, en dialéctica, realidades y deseabilidades, así como realidades y teoría.

 

En mi oponión, en la educación del presente,  debería primar la interación tanto entre profesor y alumnos, como también entre los mismos estudiantes, ya que de esta manera, se reflexionará en mayor medida, teniendo en cuenta las opiniones de las demás personas y siendo un poco más criticos con nosotros mismos.

De este modo, el profesor también puede indagar sobre las necesidades de sus alumnos y ayudarlos a avanzar mediante la orientación y la tutorización, al igual que las reuniones con las familias de los mismos y la inovación para un óptimo resultado académico.

Webgrafía:

Calderón de los Ríos, D. Liderazgo en la función docente. Recuperado el 11 de Octubre de 2013, de: http://www.raco.cat/index.php/assaigteatre/article/viewFile/145685/260909

Fernández muños, R. El perfil del profesorado del siglo XXI. Competencias profesionales del docente en la sociedad del siglo XXI. Recuperado el 11 de octubre de 2013, de: http://81.33.8.180/cursos/competenciaprofesionales.pdf