Nube de tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tags de todo el sitio

¿ De dónde viene la crisis de la profesión docente? José Gimeno Sacristán

En esta clase llevamos a cabo la técnica conocida como acuario, los tres círculos, o cáscara de cebolla. En ella trabajamos en base al texto “¿De dónde viene la crisis de la profesión docente?” de José Gimeno Sacristán. La finalidad de esta práctica era desarrollar un debate abierto, en el que pudiésemos ver el texto desde diferentes puntos de vista, con sus respectivos argumentos, y promoviendo el trabajo cooperativo entre lo que podríamos llamar grupos, ya que esta técnica, se desenvuelve con los peces por un lado, los tiburones por otro, y por último los observadores. De ahí el nombre de los tres círculos, o de cáscara de cebolla, donde cada grupo sería una de las capas que la cubren. No conocía esta técnica antes, por lo que me pareció muy interesante trabajar con ella y ver sus posibles aplicaciones en otros contextos. En la siguiente imagen que os dejo, puede verse una explicación clara de estos tres nombres que recibe, donde los expertos serían los peces, los observadores críticos los tiburones, y el resto meros observadores:

 

Técnica del Acuario

En mi caso particular, la profesora pidió un mediador ( para ella poder estar más libre a tomar anotaciones sobre el transcurso de la misma), y me ofrecí voluntario a desenvolver el papel. Aunque cabe decir, que no lo había hecho nunca, por lo que la experiencia fue positiva, pero la puesta en práctica poco efectiva. No resultó ser, una tarea tan sencilla como pensaba, pero traté de hacerlo lo mejor posible dentro de mis posibilidades, comprendiendo en algunas ocasiones que aguantar en un momento determinado las ganas de “saltar” a contestar sin tener el turno de palabra, eran inevitables, y por ello, quizás fui un moderador demasiado flexible en algunos momentos. Estar situado en esa posición sí que me hizo vivir la técnica de otro modo diferente. Está claro que no es lo mismo atender a las diferentes intervenciones para crear una intervención propia y participar, que atender a las mismas, para poder llevar el hilo del debate, dar turnos, y apuntar ciertos comentarios interesantes que fueron saliendo, para que, en caso de que el debate se fuese consumiendo, reavivar esa llama, echando más leña al fuego y provocar así, reacción en mis compañeros. Aunque finalmente, no fue necesario recurrir a estos métodos, ya que aunque la participación durante el mismo no fue excesiva, tampoco hubo momentos claros de silencio.

Al comienzo de la técnica, los peces expusieron los puntos principales del texto, que en este caso eran:

- La crisis en educación, derivada de la actual situación de crisis económica que vive nuestro país, y que repercute lógicamente también sobre ella. Afecta a la inversión, afecta a la organización, pero sobre todo afecta a la función docente y al alumnado. Ambos puede verse perjudicados no sólo con papel en el aula, sino también por su situación personal fuera del contexto escolar. En un contextos de inestabilidad, incertidumbre y cambios constantes, la vida se convierte en un reto diario, que es necesario vencer cada día.

- Por otro lado, se hablo de las razones por las cuales se desestabiliza el profesorado, entre las que cabe destacar, las dudas que tienen en esta realidad social, la visión social que existe en la actualidad sobre la profesión docente, la dificultad de transmitir los conocimientos y saberes a un alumnado cada vez más diverso, y que exige nuevos retos para los que muchas veces no se está preparado, y la incertidumbre de llegar a clase y no saber lo que puedes encontrarte cada día. Antes la escuela, dicho en una palabra, era una rutina, ahora es una aventura diaria. Cómo motivar al alumnado actual, y cómo aprovechar al máximo los recursos digitales, son metas alcanzables, si todos aportamos nuestro grano de arena al montón.

 

- Por último, los peces también comentaron el texto desde la imagen social que se tiene del profesorado. Una imagen que ha ido perdiendo poco a poco toda la fuerza que tenía hace sólo unas décadas. La profesión docente no está reconocida como debería dentro de la sociedad, y ante esa presión, es más difícil si cabe, actuar. Ser profesor, implica pasar muchas horas dentro del centro escolar, pero no sólo eso sino también actualizarte con la realidad que acontece fuera, ya que puede ser que lo que sale hoy al mercado, sea necesario aplicarlo mañana debido a la diversidad del alumnado que existe. Existe una clara falta de formación pedagógica del profesorado, y una falta de vocación, de implicación en un papel activo como el de ser profesor. Las investigaciones están centradas en los alumnos, ¿y los profesores qué?. Los medios de comunicación, ¿qué visión dan del profesorado?

 

Seguidamente, era el turno de los tiburones, que fueron poco a poco comentando estos temas, y abriendo el debate también al resto de observadores. Entre las diferentes aportaciones surgieron ideas como:

- Los docentes deben aprender a sentirse siempre en crisis

- Proponer un proyecto unitario, va en contra de las características específicas de cada alumno.

- Síndrome de la impaciencia o cultura de la inmediatez: los resultados de los cambios en educación se ven siempre a largo plazo, pero la cultura impaciente del país, hace que no confiemos en lo que hay, y no dejemos de modificarlo cada poco tiempo, lo que provoca un futuro incierto.

- Los profesores necesitan más apoyos, más ayudas, más recursos, no sólo formación.

- ¿Se aprende a ser profesor por imitación? Está claro que no

- La falta de sensibilidad política, y de sensibilidad educativa que vivimos.

Estos fueron algunos de los temas que fueron surgiendo, pero, ¿qué conclusiones sacamos de todo esto?

Pues bien, por un lado:

- Conclusiones sobre la técnica del acuario: me pareció una técnica muy interesante, aunque creo que podríamos haber sacado mucho más provecho de ella, existiendo más participantes en el debate, sacando temas a lo mejor más directos, y sobre todo algo inevitable, teniendo más tiempo. Pero personalmente, creo que estuvo bien, y me llevo un buen sabor de boca de esta técnica. Creo que se puede utilizar en múltiples contextos y situaciones, y el hecho de dividirnos en peces, tiburones y observadores, es muy interesante ya que ayuda también al seguimiento del debate, y a la organización de la técnica.

Y por el otro:

- Conclusiones sobre el texto: estamos continuamente hablando de estos temas, de si la profesión docente esta desvalorizada, de si estamos en crisis y esto afecta … Las soluciones están claras, debemos de trabajar unidos por mejorar esta situación, romper todas las barreras que se interpongan en nuestro camino, y luchar por nuestros derechos, porque por si los personajes del gobierno se han olvidado, en la Constitución aparece reflejado el derecho a la educación, que debe ser gratuita para todos y debe guiarnos en la camino de la realidad social. No podemos quedarnos anclados en el pasado, mientras el presente y el futuro pasan a nuestro lado, hay que actualizarse, pero para que esto sea posible debemos de estar todos unidos, o al menos una pequeña mayoría. ¿Qué pasaría con el resto? Como dice el dicho, en cuanto se viesen en inferioridad,  “Si no puedes con tu enemigo, únete a él”.

Bibliografía utilizada:

Gimeno Sancristán, J. (2007). ¿De dónde viene la crisis de la profesión docente? Cuadernos de Pedagogía, 374, 17-20.