El excelente sistema Educativo Finlandés

El excelente sistema Educativo Finlandés


Me gustaría compartir hoy una experiencia propia con todos vosotros. No estoy muy seguro de si nos sucede a todos o solo a unos pocos “afortunados”, pero merece su puesto en este blog.

Cuando trato temas relacionados con la educación con ciertas amistades, cualquier tema es válido desde la preparación de nuestros docentes, hasta el fracaso escolar… Toda aportación al tema se puede resumir en una sencilla frase a la que ninguno pone trabas:

“El excelente sistema Educativo Finlandés”

Es evidente que por esos lares, la educación ostenta un peso y una relevancia que son dignas de mención, lo cual comparado a la ¿¿“nefasta”?? Educación en nuestro país, no existe paragón alguno. ¿Hasta qué punto?

Seamos claros, la diferencia es clara pero no la causas lo es tanto. A menudo se entiende que todos los problemas son de los educadores y especialistas dedicados en cuerpo y alma a su labor docente, nadie se para a pensar que igual la culpa es de los que dictan y reforman sin trabajar en la educación. Ya todos sabemos a qué nos referimos, entonces ¿porque siempre el problema es interno y nunca de las decisiones externas?

En esas discusiones siempre intento aportar mi humilde opinión al respecto, haciendo patente que si Finlandia goza de tan buen sistema educativo, no es por suerte ni por dejadez, es por un esfuerzo bien encaminado y colectivo, donde la importancia de las decisiones no se toman en la política, sino dentro y por la escuela al completo.

Y es en esos momentos donde subyace la misma idea desmotivadora de cada día. ¡Jamás mantendremos un sistema que goce de tan buena calidad y reputación como el Finlandés, en este país es imposible!

Creo que todo es posible, solo basta cambiar un concepto y erradicarlo de nuestra sociedad, como bien dice C. DE COL:

“A ver cuando entenderemos que el secreto de la Educación en Finlandia NO está en la guinda, sino en el Pastel”

image


FUENTES:

Montero, L. (2006). Las instituciones de la formación permanente, los formadores y las políticas de formación en el estado de las Autonomías. En J. M. Escudero y A. Luis Gómez (eds.) (2006).