"Identidades en proceso de formación"

   En esta entrada me dispongo a analizar el texto “Identidades en proceso de formación”, de María Adelina Castañeda Salgado, profesora e investigadora de la Universidad Pedagógica de México.


   A lo largo del texto se habla del proceso de construcción de las identidades a diferentes niveles y se ofrece, además, alguna opción que puede contribuir a mejorar la profesión docente a través del trabajo de las identidades . Con esto se hace referencia a la creación de diarios docentes que recogen los relatos de los/as profesores/as, comentando su paso por el sistema educativo.


   La riqueza de estos diarios se aprecia como proceso autoformativo de quien lo relata, permitiéndole observar los cambios, lo que le ha funcionado y lo que no, etc. y heteroformativo, en el sentido en el que sirve de guía para los/as nuevos docentes.


    En los relatos del docente, se palpa la tensión existente entre la identidad heredada y la adquirida, es decir, lo que tenían preparado para nosotros y lo que hemos hecho realmente por nuestro propio pie. Asimismo, reflejan unas visiones opuestas del pasado y del presente.


   En general, todo relato contiene información a diferentes escalas como los hábitos, aprendizajes, cultura, transformaciones físicas, relaciones sociales, roles y expectativas, etc. que influyen en la conformación de la personalidad.



image


   Tratando más específicamente el proceso de formación de las identidades, podemos decir que este se ve directamente influido por acontecimientos vitales, vivencias prácticas, saberes adquiridos, … en definitiva, a la experiencia.


   La profesión de profesor/a es, como enuncia el texto, un proceso permanente a lo largo de la vida, compuesto por la autoformación y la heteroformación. La autoformación, el nivel interno, hace referencia a que el sujeto se hace cargo de su propia formación, aprendiendo a través de la experiencia, del ensayo-error. La heteroformación, el nivel externo, se refiere a los saberes adquiridos en relación con los demás, es decir, lo que nos han transmitido, las nociones básicas sobre algo, etc.

   La tensión entre estas dos áreas, se puede traducir en un “laboratorio de trasnformación de la identidad”.


   Como sabemos, la identidad es un constructo muy complejo y la subjetividad influye en ella directamente, impulsando puntos de vista propios sobre temas diversos, es decir, con nuestra forma de ser y de ver la vida. Con respecto a la subjetividad, Dubar diferencia cuatro puntos básicos: la biografía para los otros, la biografía para sí, la relación para los otros y la relación para sí.


   En definitiva, podemos decir que la identidad no es estable ni permanente, sino que está sometida a constantes cambios a través de la construcción y destrucción de sí misma. Es un proceso muy complejo, que se constituye a lo largo de la vida. Como seres sociales, nos formamos en relación a los demás.






Bibliografía:

Castañeda Salgado, Mª A.(2013). Identidades en el proceso de formación. En Cuadernos de Pedagogía, nº 436, pp. 14 – 17.