Formación del profesorado. Competencias Interculturales

Muy buenas compañeros, después de repasar a lo largo de mi e-portafolio las cuestiones referentes al profesorado y a su formación, quiero hacer especial hincapié en las distintas competencias que debe adquirir un maestro en estos tiempos de globalización y volatilidad de la información. Como anteriormente dediqué una entrada a las competencias del profesorado de vanguardia en el ámbito rural, quiero dedicar este documento a otro aspecto para mí fundamental como es la competencia intercultural del profesorado, unas destrezas que en la sociedad globalizadora en la que vivimos deben ser interiorizadas en las competencias docentes.

A continuación haré una breve reflexión sobre aspectos que a mi parecer son importantes en este tema, basándome en mi opinión y apoyándome en un texto que publicaré en la sección de archivos de la Red Social Stellae.

Vivimos en una sociedad intercultural, donde la emigración y las generaciones venideras a partir de esta formarán un entramado cultural con gran variedad en las características de cada individuo. Esto, centrándonos en el ámbito educacional y formativo a primera vista debería “como algo positivo y enriquecedor, en la práctica esa visión es sustituida por la percepción de la misma como "problemática" y "deficitaria". Los y las docentes la asocian con la falta de requisitos lingüísticos o académicos, pautas culturales que dificultan el proceso de enseñanza-aprendizaje, aumento de conflictividad en los centros, relaciones difíciles con las familias, etc. Como consecuencia de esta percepción se produce una situación de confusión e impotencia en el profesorado que en ocasiones se traduce en una demanda de técnicas o soluciones concretas, a veces requeridas como "recetas" para afrontar estas situaciones, y que a menudo tienen un marcado carácter compensatorio. La demanda del profesorado, en este sentido, suele materializarse en cuestiones tales como: "¿cómo afrontar la enseñanza de la lengua española?", "¿cómo lograr el contacto con las familias de alumnado inmigrante extranjero?", "¿cómo evitar su absentismo escolar?", "¿cómo prevenir los conflictos xenófobos en los centros educativos?" o " ¿cómo integrar su cultura en la escuela?" (Márquez Lepe y García-Cano, 2004).

Desde el punto de vista del profesorado se demanda unas competencias interculturales para obtener respuesta a todas estas preguntas ya que es desde la escuela, en mi opinión, donde se pueden asentar las bases para conseguir una formación enriquecedora y beneficiosa para todos los miembros del aula, tratando todos estos temas desde varios puntos de vista, implicando a los susodichos y haciendo de esta interculturalidad un factor beneficioso de cara a la adaptación del alumnado por medio de diferentes metodologías("participación activa", el "intercambio de experiencias", los "debates internos" y las "prácticas" como las estrategias que se priorizan en la formación vinculada a temas interculturales) con el fin de relativizar el proceso de inteculturalización en  esta sociedad emergente, donde la mezcla de culturas, razas, idiomas, religiones, etcétera serán una constante en el día a día  de las nuevas generaciones.

Centrándonos en el contexto español, podemos detectar que “  el análisis de la formación inicial del profesorado en España indica que no se aborda de forma explícita el desarrollo de las competencias interculturales necesarias para atender la diversidad de los estudiantes y sus familias (Aguado y otros, 2006a). Existen cursos sobre este tema, habitualmente opcionales, y la forma en que se concibe lo "intercultural" en ellos varía considerablemente de unos a otros. De forma mayoritaria, la diversidad no se plantea desde una perspectiva amplia, sino asociada a situaciones presumiblemente deficitarias o/y dirigida a grupos específicos. Etnicidad, lengua y origen son considerados como categorías de diferencias culturales y actúan como variables con las que agrupar a los estudiantes en la clase y en el centro. La educación intercultural, entendida como una educación para todos, no es la perspectiva generalmente adoptada en estos programas’’

En el texto tratado podemos encontrar unas pautas a seguir por el profesorado que pueden servir de apoyo para la mejora en la formación intercultural del profesorado, estas pautas se dieron en  el Congreso Internacional de Educación Intercultural: Formación del profesorado y práctica escolar, celebrado en la UNED en marzo de 2006, y son las siguientes:

- Una pieza clave es el rol del docente. En este sentido, se observa la necesidad de reflexionar sobre la práctica docente y asumir la autocrítica. Hay que ver con naturalidad la necesidad de formación continua para aumentar las competencias interculturales de los profesionales y facilitar su adaptación a los cambios. Desde esa formación es importante que se atienda a aptitudes y actitudes; no sólo "saber" y "saber hacer" sino además "ser", atender a la dimensión más personal de la educación. Se impone la consideración de los conceptos de "alteridad" y "empatía" como valores que permiten reconocernos y reconocer al otro o a la otra como iguales.

- Para superar la situación de soledad que en ocasiones puede sentir el docente es importante fomentar y crear redes de comunicación que permitan el intercambio de experiencias innovadoras. Para ello se ha visto importante el tener confianza en los demás y en uno mismo y atreverse a innovar. Al comunicar nuestras experiencias les damos un valor añadido, permitiendo que se puedan implementar en contextos diferentes. Desde la potencialidad de este tipo de prácticas se concluye la necesidad de trabajar en redes que favorezcan la mejora y su efecto multiplicador en la sociedad. Casi todas las experiencias presentadas han contado con la necesidad de apoyo de otros en sus inicios.

Analizado esto, vemos la importancia que tiene la formación intercultural del profesorado hoy en día, en lo que ya debe ser una herramienta con la que se gestione un aula por los docentes, una herramienta que puede llegar a dar grandes frutos en la formación de las nuevas generaciones, pero que si no se utiliza, puede a crear verdaderas situaciones traumáticas y discriminatorias. La formación del profesorado en la interculturalidad, otro aspecto más a la lista de competencias necesarias en el docente actual, y asimilando estas, tenemos que pensar ya en las siguientes, la actualización del docente non stop.

 

Bibliografía:

Aguado,T .Gil,I .Mata,P .(2008)El enfoque intercultural en la formación del profesorado. Dilemas y propuestas. Revista Complutense de Educación Vol 19 Núm 2  275-292