Nube de tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tags de todo el sitio

Identidades en proceso de formación. Resumen y reflexión

Me dispongo a analizar el documento que analizamos mi grupo y yo en una de las anteriores sesiones. El documento se titula “Identidades en proceso de formación”, cuya autora es María Adelina Castañeda Salgado.

El propio título nos ayuda a saber de qué se va a hablar. En el documento se habla, en primer lugar, de las identidades, cuya formación está en constante cambio a lo largo de la vida gracias a la relación entre la heteroformación y a la autoformación, es decir, la relación entre la experiencia de los demás y la experiencia personal respectivamente.

La heteroformación sería aquello que nos influencia de los demás. Ya que vivimos en sociedad, cada grupo social le transmite al sujeto una serie de valores, creencias y modos de comportamiento que el mismo va adquiriendo a medida que se forma y le ayuda a fundamentar su sentimiento de pertenencia y diferenciación de ese grupo.

Por otro lado, la autoformación sería aquello que aprendemos por nosotros mismo, con carácter subjetivo, las experiencias, creencias, sensaciones con carácter individual y que nos hacen preguntarnos quiénes somos y qué queremos conseguir.

La identidad no es algo estable ni permanente, sino que va cambiando a lo largo de la vida gracias a esa relación  de confrontaciones de las experiencias ajenas y las propias.

Teniendo esto en cuenta, Dubar (2002), introduce varias formas de construcción de la identidad. Siendo estos:

  • Biografía para los otros: Sería de tipo comunitario y en la que los individuos se inscriben por linaje generacional.
  • Relación para los otros: De tipo societario, la forma de identificación de los individuos según la función que estén desenvolviendo, obligaciones o papeles asumidos dentro de un sistema institucionalizado y jerarquizado.
  • Biografía para sí: Cuestionamiento de la identidad atribuida por la sociedad, cambiándola y haciendo ver a los demás la identidad personal de cada uno.
  • Relación para sí: resulta de la conciencia reflexiva y compromiso con un proyecto de identificación subjetiva para con los otros.

Estas dos últimos son muy importantes a la hora de la formación de la identidad, ya que son forma en la que las personas nos hacemos ver ante los demás como lo que queremos ser, siendo fieles a las creencias y experiencias subjetivas.

Trasladando esto a la formación de la identidad del profesorado, este se ve influenciado a lo largo de su carrera de forma externa en muchas ocasiones, transformando su identidad de forma positiva y negativa.

Una identidad positiva podría ser cuando el docente ve cumplido su deseo y proyecto de profesión para sí y para los otros. Esto viene determinado por las implicaciones del trabajo bien realizado y por el reconocimiento de la sociedad.

Por otro lado, la identidad negativa se manifestaría cuando el docente ve normalizado su trabajo, se ve influenciado por los estereotipos que impone la sociedad o tiene poca autonomía en su trabajo.

En este sentido, los relatos de los docentes cumplen una importante tarea a la hora de reconstruir la identidad de los docentes, ya que recogen experiencias, creencias, información y datos que pueden ser empleados para este fin. La sociedad puede ser informada gracias a estas vivencias y transformar la identidad heredada de los docentes, como es el estereotipo de que la profesión de la docencia infantil está destinada al género femenino. Además de esto puede ser una buena manera para que el docente vaya viendo su progreso a lo largo del tiempo y lo tome como reflexión a la hora de intentar cambiar ciertos aspectos y transformar su identidad hacia la que crea más conveniente para seguir siendo fiel al proyecto que tenía en mente.