Razones para el bienestar docente: orgullosos de ser maestros

A continuación os presento dos vídeos de dos sindicatos que según mi parecer explican mucho mejor las razones para el bienestar docente que cualquier cúmulo de palabras.

Por muchas remuneraciones materiales, estabilidad económica y cualquier factor de motivación extrínseca que encontremos, no podemos negar que el bienestar docente se crea con su propia práctica. Al poder observar la evolución de los niños/as a los que le damos clase, podemos observar la evolución no solo de la clase, sino de una sociedad; una sociedad de la que nosotros formamos parte y en la que intervenimos para mejorarla día a día. Tal y como dicen en el vídeo: "Creemos que la educación siempre formará parte de la vida porque creemos que cada día cuenta, que cada alumno cuenta, que cada clase, a pesar del cansancio, del esfuerzo y los problemas, puede llenar de pronto una mirada". Con nuestra profesión nos dan la oportunidad de ser los pilares de la creación de la sociedad, podemos "elevar día a día el futuro". Esta es el real cimiento del bienestar, y no cualquier elemento material que nos puedan proporcionar a cambio de nuestras horas invertidas en el trabajo, porque, al fin y al cabo, nuestro bienestar general depende en gran parte de si estamos contentos con nuestro trabajo.

Al hablar de estos temas, siempre me acuerdo de una frase de Yesshenia que me marcó bastante por su significado: "Yo quiero ser maestra, no funcionaria", por lo que aprovecho para darle las gracias por esta enorme aportación. Aquí reside la verdadera esencia del bienestar desde mi punto de vista.

 

Un cordial saludo.

Comentarios

  • Lourdes Montero

    Un viento fresco para levantar los ánimos. La cuestión es también si las motivaciones intrínsecas que llevan a dedicarse a la enseñaza ¡a ser docente! son experimentadas por los propios docentes. Que así sea depende, entre otros factores del compromiso con el porceso -los procesos- de enseñar y aprender.  Pero sí, gracias, también yo estoy orgullosa de ser docente y de teneros como estudiantes. Recuerda el texto de Nieto y Portela (2006) y la idea del asesoramiento ampliado.

    Saludos

    Lourdes