"Desconectemos para conectarnos"

"Desconectemos para conectarnos"

Iniciado por Tere Respuestas (2)

   A principios de este año el Blog de iDidactic (http://www.ididactic.com/edblog/) publicó una entrada interesantísima sobre un proyecto español dedicado a alumnos de ESO y Bachillerato. El programa se llama “Desconecta” (http://www.programadesconecta.com/) y procura que jóvenes adolescentes conozcan el buen uso de las tecnologías.

   El mismo blog incluye un enlace (http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/espana-pais-europeo-mayor-adiccion-juvenil-telefonos-inteligentes/2118011/ ) en el que RTVE cuenta el caso de un padre con una niña a la que diagnosticaron “Nomofobia” o miedo irracional a salir de casa sin el móvil. Una interesante entrevista que sin duda nos hará replantearnos “nuestra adicción”.

   Os recomiendo que leáis tanto la entrada del blog (http://www.ididactic.com/edblog/desconect-para-conectar/) como que le echéis un vistazo tanto a la página del proyecto desconecta como al vídeo de RTVE.

Además, os invito a que reflexionéis un poco sobre todo este tema junto a un par de preguntas que me surgieron:

 

  • Como primer tema, la acepción de “Nomofobia” que viene del inglés “No mobile phone” es decir, no teléfono móvil. RTVE publicó en noviembre del 2013 que España era el país con mayor adicción juvenil a los teléfonos móviles. Si tenemos en cuenta que fue hace casi 2 años, y con ello, todos los avances que se produjeron, ¿cómo creéis que podemos estar situados ahora? ¿seguiremos como el país con mayor adicción? ¿os animáis a investigar?

  • Como segundo tema pararnos a pensar en el proyecto “Desconecta”. ¿De verdad ha hecho falta crear este proyecto y hasta tratar a gente que padece una adicción a las TIC? ¿Somos conscientes de lo adictos que estamos a estas tecnologías?

   Así como en la primera pregunta os animo a investigar, sobre la segunda quería comentar que hay una parte de mí que se considera 85% adicta a las nuevas tecnologías, el 15% restante es la capacidad que sé que tengo para dejarlas en momentos que lo precisan. La otra parte de mi intenta poco a poco dejar eso, y substituir estar con el teléfono por leer algo, escuchar música, o tan solo dejar que mi mente piense en sus cosas.

Espero que este tema haga que reflexionéis sobre esta tecnología, el teléfono móvil.

Teresa Martínez Pérez

Respuestas

  • Por Beatriz Martinez

    He estado buscando por internet, y los datos que encontre iban en la linea de lo que tu comentas: el estudio es del 2013, y sin duda nos acerca datos alarmantes, si tenemos en cuenta que no somos un pais con tanta tecnologia como lo pueden ser otros, y que en 2 años como tu comentas, la adiccion al movil (o eso parece) ha incrementado.

    Sin embargo, encontre un articulo que a pesar de no hablar unicamente de España, habla de la adiccion al movil, y de la sensacion de vacio que sentimos cuando no lo tenemos en nuestras manos. El enlace es el siguiente: http://www.quo.es/salud/no-puedo-vivir-sin-el-movil

    Como ya hemos comentado en muchas ocasiones, los moviles tienen gran utilidad, pero se nos esta yendo de las manos. Me da miedo que en un futuro las relaciones a traves de internet sustituyan a las reales, y creo que vamos hacia ese camino: cuando ves a alguien con el movil durante horas sentado en un bar con sus amigos o familia, padres y madres en el parque con la vista dirigida hacia la pantalla y perdiendo tiempo para ver a sus hijos crecer, gente de vacaciones en lugares maravillosos actualizando sus redes sociales, y mil ejemplos mas. ¡Que tiempo tan perdido pensandolo en frio!

    Y como ya he dicho en otras ocasiones, tengo la esperanza de que desde la escuela podemos hacer algo. Hace poco encontre una pintada en un pueblo cerca de Lisboa que ponia: La educacion es un arma de construccion masiva.

    Quedemos con eso, construyamos desde el aula, hagamos conscientes a esa parte de la sociedad tan importante, que son las nuevas generaciones, del buen uso de las tecnologias, porque tenemos como docentes (futuros, en nuestro caso) ese privilegio. ¡Aprovechemoslo!

  • Por Giuliana

    Me parece muy interesante la pregunta que planteas, tanto que he estado buscando webs que hablen sobre este problema y he encontrado una web muy interesante sobre la nomofobia que dice: "Los jóvenes de entre 18 y 24 años son los más propensos a padecer nomofobia. Dentro de este rango, el 8% de los universitarios son los que más lo sufren"

    Lo que me lleva a pensar si sufro nomofobia y por lo tanto busqué información sobre síntomas y me aparecieron un montón de encuestas y test que "supuestamente" te dicen si sufres o no nomofobia.

    http://myfpschool.com/tienes-adiccion-al-movil-haz-una-encuesta-para-saber-si-tienes-nomofobia/

    En este caso me salen 7 afirmativos por lo que tengo dependencia del móvil pero no tanta como para ser nomofóbica. Por lo que tengo que cuidar este aspecto para reducir esta dependencia.

    Y para esto en la página que he nombrado al principio nos dan 6 consejos:

    - Planifica salidas y espacios sin el móvil.

    - Elimina las notificaciones que te mantienen conectado.

    - Aleja o deja el móvil mientras estés concentrado en otra tarea.

    - Apaga el móvil por las noches.

    - Si tienes que hablar con alguien cercano queda de forma presencial.

    - Aleja o silencia el móvil en las comidas.

    Fuente: http://ojulearning.es/2014/05/mi-movil-y-yo-6-consejos-para-evitar-la-nomofobia/

    Algunas de estos consejos ya los sigo como silenciarlo, apagarlo por las noches, o dejarlo de lado cuando hago otras tareas como estudiar, pero tendré que plantearme hacer actividades que prescindan de él ya que creo que me pueden ayudar a conocerme mejor y dejar de estar tan pendiente de mi dispositivo móvil.

    Por otro lado, contestando a la segunda pregunta, sí que creo que es necesario un programa ya que hay mucha gente adicta a la tecnología y que no se da cuenta de lo peligroso de no poder vivir sin ella, sobre todo en lo que respecta al deterioro de las relaciones personales y la interacción entre unos y otros, ya que ésta disminuye por el uso constante de dispositivos móviles.