SANCOSMEIRAS

SANCOSMEIRAS

Grupo da asignatura de asesoramento

LA IMPORTANCIA DE LAS CONCEPCIONES EN EL ASESORAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO

LA IMPORTANCIA DE LAS CONCEPCIONES EN EL ASESORAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO
Por Raquel Viña Molinos

Adjuntamos un documento que nos parece muy interesante y en el que se trata el tema de la importancia de las concepciones en el asesoramiento psicopedagógico en las relaciones entre el profesorado y los  orientadores.

En dicho documento se explica que el asesoramiento psicopedagógico requiere de una estrecha colaboración entre profesores y orientadores, pero diversas investigaciones resaltan las dificultades de su trabajo conjunto. Un motivo puede ser la diferencia entre las concepciones o teorías implícitas de profesores y orientadores.

 Se presenta en el texto una  primera investigación en la que se identificó qué teorías sobre la enseñanza y el aprendizaje mantenían unos y otros profesionales. A continuación, se estudiaron las concepciones de un grupo de profesores y orientadores sobre el asesoramiento psicopedagógico, ya que, sin duda,  conocer las teorías implícitas de profesores y orientadores ayudará a mejorar sus procesos de formación.

Tras el estudio se extraen las siguientes conclusiones:  

Empezando por la comparación entre las ideas de profesores y orientadores sobre la enseñanza y el aprendizaje, se observa una distancia entre los dos colectivos. Los orientadores mantienen más frecuentemente que los profesores una concepción constructiva mientras que los profesores se decantan en mayor proporción por posiciones interpretativas y directas. Podríamos decir que los orientadores basan más sus decisiones en las necesidades del alumno, al que hay que ayudar a construir capacidades, mientras que los profesores tienen más en cuenta los contenidos que es necesario que los alumnos aprendan.

En las entrevistas sobre asesoramiento psicopedagógico, los profesores y orientadores también muestran concepciones diferentes. Los resultados apuntan a que los orientadores mantienen una concepción más educativa sobre el asesoramiento. Entre los orientadores está más presente la visión de su trabajo como una ayuda dirigida todo el alumnado a través del apoyo que ofrecen a la tarea de los profesores. Por el contrario, entre los profesores abunda la consideración de que la figura del orientador es útil para que atienda a los alumnos con más necesidades. Así pues, aparecen diferencias en las teorías de los implicados en la relación de asesoramiento y esto puede constituir un lastre para la colaboración efectiva.

Parece existir, por tanto, una necesidad de trabajar esas concepciones desde la formación inicial de orientadores y profesores, y tratar de aproximarlas en su formación continua.

Ahora bien, si partimos de la idea de que estas teorías son poco accesibles a la conciencia y se activan de forma automática cuando tomamos decisiones en situaciones cotidianas, una instrucción meramente expositiva sobre las ventajas de unas teorías sobre otras no conseguirá cambiarlas. La vía para trabajar el cambio en las concepciones hacia modelos más efectivos debería combinar una formación que tuviera en cuenta el carácter implícito y difícil de modificar de las concepciones con un trabajo en los propios centros, esto es, lo más próximo posible al contexto en el que los profesionales tienen o tendrán que actuar.

Por otra parte, es imprescindible asegurar por parte de la administración las condiciones necesarias para llevar a cabo una tarea tan compleja. Nadie cambia su forma de pensar si no comprueba que la forma alternativa que se le propone es viable y da mejores resultados que la anterior.

 Es necesario, pues,  seguir aportando información tanto sobre las características de las teorías implícitas como sobre la manera en que desarrollar la formación de profesores y orientadores. Al menos de momento podemos sugerir algunos requisitos: el tipo de formación que se precisa debería hacer capaces a los profesores de actuar de manera más próxima al constructivismo y tener una visión más ajustada de lo que pueden esperar del orientador. Con respecto a los orientadores, debería hacerles capaces de respetar las preocupaciones de los profesores y constituir una auténtica ayuda para la mejora de la atención a la diversidad en las aulas.