M-Learning

M-Learning
Por Lara Taboada Núñez

MOBILE LEARNING

La semana pasada, he subido un artículo sobre uno de los tres campos más prometedores en el mundo educativo y de las nuevas tecnologías como son las redes sociales.

Esta semana voy a comentar las tecnologías móviles, m-learning, que desde mi punto de vista y el de otros profesionales como Jordi Adell, O’Malley, Herrington, etc. Deberían tener una importante función en la educación.

Desde hace varios años se han incluido una amplia variedad de hardware en educación como los ordenadores o las pizarras digitales, pero parece que el uso del móvil no está incluido dentro de estos. Hoy en día niños, jóvenes y adultos tenemos teléfonos móviles que manejamos diariamente y con soltura. Por ello, desde la educación deberíamos “explotarlos” más.

El aprendizaje móvil tiene varias definiciones, dependiendo del enfoque donde se ubica dentro de los ambientes de aprendizaje:

“…el aprendizaje móvil es un paradigma emergente en un estado de intenso desarrollo impulsado por la confluencia de tres corrientes tecnológicas, poder de cómputo ambiente, ambiente comunicación y el desarrollo de interfaces de usuario inteligente” (Sharples, 2002).

“…el aprendizaje móvil puede ser visto como un subconjunto de e-learning. E-learning es el concepto macro que incluye los entornos de aprendizaje móvil y en línea. En este sentido, la simple definición siguiente: M-learning es el e-learning a través de dispositivos móviles de cómputo” (Quin, 2007).

“…el aprendizaje móvil puede ser ampliamente definido como “la explotación de tecnologías ubicuas de mano, junto con las redes de teléfonos inalámbricos y móviles, para facilitar, apoyar, mejorar y ampliar el alcance de la enseñanza y el aprendizaje” (MoLeNet, 2009).

“..MLearning, es la adquisición de cualquier conocimiento y habilidades mediante el uso de la tecnología móvil en cualquier momento y lugar” (Geddes 2009).

 

Este concepto de Mobile Learning  o de aprendizaje móvil no es nuevo en el mundo de la educación, pero la visión y utilidad que se les ha dado se ha basado en un aprendizaje instrucional de transmisión de la educación, donde el profesor o la profesora es quien transmite la información y los alumnos y alumnas la reciben. Por ello se utiliza como una simple consulta de datos. (Herrington, 2009)

Por lo tanto el desarrollo pedagógico que se obtiene empleándolos de esta manera es bastante escaso, deberían ser canales de comunicación entre los profesores y los alumnos. Las personas no estamos inspiradas en todos los momentos del día y el tener un móvil constantemente en nuestro poder (como ocurre actualmente) se puede emplear como un material de trabajo en el que escribir las ideas que se nos ocurran en un momento determinado,  haciendo partícipes de ello tanto a los compañeros como a los profesores.

Actualmente los niños y niñas viven enganchados casi las 24 horas del día, empleando twitter, twenty, Facebook,… de una manera, en muchas ocasiones, poco adecuada. Porque no unimos el m-learning y las redes sociales? Podremos conseguir que los niños y adolescentes vean este material más allá del uso lúdico? O porque no mostrarles que aprender también puede ser divertido, que se puede construir nuevos conocimientos a través de todos esos materiales que emplean a diario, que sus amigos lo compartan y entre todos conseguir ser personas críticas?

Como hemos dicho en muchas ocasiones, los materiales tecnológicos por si solos no van a cambiar la educación por ello debemos  darle un uso didáctico que sirva realmente para enseñar.

Webgrafía:

- http://tecedu.webs.ull.es/textos/eLearning.pdf

- http://carolinaizarra.wordpress.com/81-2/