Historial

3. 2º salto: ¿Qué entendemos por asesorar?: Revisión

3. 2º salto: ¿Qué entendemos por asesorar?

Última actualización de en eva rego iglesias

 

Después de haberse preparado para remontar el río, los salmones comienzan el segundo salto. Al igual que ellos, nosotros también nos preparamos para darlo, y lo denominamos ¿Qué entendemos por asesorar?. Para contestar a esta preguna se indagó a nivel individual y en grupo y posteriormente se llegó a la conclusión de que el asesor es un profesional especialista que acompaña, indaga, interpreta, coopera y motiva en la toma de decisiones de las personas, teniendo en cuenta su problemática con el fin de guiarlos, pero nunca decidiendo por ellos.

Asesorar, siguiendo a Bascuas,R.; Dieguez, E.; Graña A. & Mourelos, C., 2013, consiste en ayudar, apoyar, sigue un proceso metódico para mejorar el desarrollo integral de la persona o grupo de personas o instituciones que son orientadas dotándolos de la información y recursos necesarios para que sean capaces de tomar decisiones de forma autónoma.

Los lugares en los que se pueden desenvolver tareas de asesoramiento pueden ser muy diversos y pertenecer a diferentes ámbitos. Así descaco entre otros ámbitos:

  •  Educativo (ámbito psicopedagógico, formativo, Ministerio de Educación, Departamento de Educación, Consejería de Educación, Concejalías de Educación, colegios,…
  • Jurídico (asesorías jurídicas, agencias, colegios de abogados, consultorías… -Económico (bancos, asesorías, consultorías,…
  • Psicológico (gabinetes, escuelas, asociaciones, universidad de psicología, departamentos de psicología,…
  • Social (Servicios Sociales, ONGs, voluntariado, …
  • Político (consultorías, gabinetes, asociaciones políticas, partidos políticos, diputaciones, Ministerios, Consejerías, Concejalías,…
  • Administrativo (consultorías, gabinetes, colegios, agencias, departamentos,…
  • Sanitario (hospitales, clínicas, centros de salud,…
  • Financiero (bancos, asesorías, agencias, colegios,…
  • Empresarial (empresas (pequeñas y grandes), departamentos de las empresas, gestorías, consultorías, asociaciones,…
  • Lúdico (Centros de ocio, asociaciones socioculturales, asociaciones deportivas,…
  • Tecnológico (consultorías, agencias, departamentos, pymes,…
  • Cultural (Ministerio, Consejerías, Concejalías, Departamentos municipales, asociaciones, fundaciones, patronatos, cofradías,…
  • Medio Ambiental (Ministerio, Consejerías, Concejalías, Departamentos municipales, asociaciones, fundaciones, ADEAC-FEE,…
  • Turístico (agencias de viaje, oficinas de turismo, departamentos turísticos, concejalía de Turismo, guías de turismo, compañías de viaje, OMT, patronatos de turismo,…
  • Curricular (Ministerio de Educación, Departamento de Educación, Consejería de Educación, colegios,…
  • Laboral (oficinas de empleo, ayuntamientos,…
  • Matrimonial (agencias matrimoniales, clínicas,…
  • Médico (mútuas, oficinas de seguros, clínicas, hospitales, centros de salud,…
  • Deportivo (asociaciones deportivas, fundaciones municipales, federaciones deportivas, clubes deportivos, colegios oficiales,…
  • Comercial (asociaciones de empresarios, asociaciones de comercio,…
  • Familiar (Servicios sociales, departamento municipal, agencias de mediación familiar,…
  • Consejo de Administración
  • De imagen (centros de estética, Personal Shopper, centros de estilismo,…
  • Espiritual (centros religiosos, asociaciones religiosas,…
  • Publicitario (agencias de comunicación, consultorías de publicidad,…

Como podemos ver, los ámbitos en los que se puede desenvolver la tarea de asesoramiento son múltiples, pero la formación que requiere no se corresponde con la profesión de asesor/a, pero sí con el rol de asesor, puesto que el cometido de sus funciones está relacionado con el desempeño de su profesión. Por tanto, sea cual sea el ámbito o escenario de desenvolvimiento de las tareas de asesoramiento, la formación es un elemento esencial y desempeña un papel fundamental en el desenvolvimeinto de la competencia profesional. Así los profesionales del asesoramiento están permanentemente comprometidos en la construcción del mundo que corresponde a su conocimiento profesional y a su habilidad.

Teniendo en cuenta que estamos en el ámbito de educación, nos vamos a centrar en este ámbito. Entre las características que debe poseer el asesoramiento educativo se destacan:

  •  El asesoramiento es un servicio indirecto que tiene lugar entre profesionales de estatus similar.
  •  Suele ser iniciado por el asesorado quien tiene total libertad para aceptar o rechazar los servicios en cualquier momento.
  •  Es una interacción o comunicación bidireccional destinada a la ayuda.
  •  No limita la capacidad de elección y decisión del asesorado.
  •  Los participantes pueden ser individuos, grupos o instituciones.
  •  Se trabaja sobre la base de acuerdos negociados.
  •  El asesor debe tener conocimiento de los diferentes modelos con el fin de poder realizar la elección del mismo priorizando que facilite el establecimiento de una relación democrático en un medio en el que exista colaboración profesional.
  •  Que un buen asesoramiento requiere implicación y compromiso desde dentro.
  •  Los centros deben encontrar sus auto-soluciones y propuestas y desde ellos tomar sus decisiones.
  •  Los asesores deben asumir el papel de colegas críticos, trabajando “con” en lugar de  “intervenir en”.
  •  El objetivo del asesor no debe entenderse como persona que aporta la asesoría técnica al grupo sino la que proporciona que el grupo la conquiste y desde ella y del proceso desarrollado, pueda crear compromiso y un contexto de apoyo.
  •  La democracia debe ser el fundamento del propio proceso de asesoría y de construcción de la comunidad de aprendizaje como espacio privilegiado desde el que ejercer la ciudadanía en entornos profesionales y comunitarios.
  •  Un buen servicio de asesoramiento debe promover un clima de colaboración y de comunidad de aprendizaje, apoyando y estimulando dinámicas de trabajo en grupo.
  •  Debe conjuntar la acción del profesorado en torno a campos de mejora.
  •  Fomentará la capacitación del profesorado para que resuelva por sí mismo los problemas cotidianos. Descubrir lo que hacen bien y como se podría mejorar.
  •  Un buen asesor debe integrar, enriquecer y transformar el contexto, el entorno y reestablecer los vínculos entre escuela, familia y comunidad, para lograrlo es requisito entablar el diálogo y favorecer la co-implicación en educación.
  •  La clave consiste en que los centros, equipos y docentes se doten del proceso y, así vayan conquistando y construyendo la competencia docente, su capacidad para encontrar auto-soluciones, movilizando diversos recursos cognitivos como saberes, capacidades, informaciones y redes, entre otros.
  •  La colaboración, el trabajo en red y la dinamización de proyectos de innovación, son ejes fundamentales del asesoramiento psicopedagógico en un centro educativo.
  •  Para un asesor/a es fundamental instalarse en el enfoque de la investigación-acción, con una constante interacción entre la teoría-práctica y práctica-teoría.
  •  Dentro de los modelos la flexibilidad y la dinamización son elementos claves para dar respuesta a la diversidad de situaciones, circunstancias, contextos…

 El asesoramiento se puede llevar a cabo de diferentes formas. Teniendo en cuenta el documento titulado "Entre la realidad y el deseo: Una visión del asesoramiento"( Montero, L. y Sanz Lobo, Mª.D; 2008)  plantea tres tipos de asesoramiento:

-Asesoramiento interno, el asesor se encuentra dentro del sistema, trabaja siempre dentro de la misma institución y depende orgánica y administrativamente de ella. Se incluye en esta caterogía a profesores, tutores, distintos especialistas, equipo directivo, órganos colegiados, departamento de orientación y AMPAS.

-Asesoramiento externo, el asesor responde a una demanda concreta y puntual de la institución y no existe ningún tipo de dependencia respecto a dicha institución. Es el caso de la administración educativa a través de los servicios de apoyo existentes. El apoyo externo tiene la función de "proporcionar oportunidades" de comunicación, de revisión teórica, de reflexión cooperativa y de presentación de experiencias a otros profesionales de la educación.

-Asesoramiento interno-externo, el asesor es un profesional de una entidad independiente, pero que trabaja periódicamente en una institución determinada, sin que exista dependencia adaministrativa, pero si funcional de la misma. Un ejemplo de asesormiento interno-externo puede ser el trabajo por programas cuando intervienen responsables ajenos al centro.

En nuestro caso nos centramos más en el asesor interno, pero también en algunos casos tendremos contacto con el asesoramiento interno-externo.

El orientador o asesor interno, require además de formación específica,  que sea un profesional abierto al trabajo colaborativo, puesto que sino está abocado al fracaso. Como refleja DOMINGO,J.; en el texto Comprender y redireccionar la prácticas de asesoría: "La asesoría debiera desplegar una visión alternativa, ideológica, estratégica y dialéctica en torno a procesos de mejora y (auto)revisión de la práctica, en los que los asesores asumen el papel de colegas críticos, que huyen de la posibilidad de hacerse infalibles y que actúan bajo los parámetros del "clásico y potente" eslogan de "trabajar con" en lugar de "intervenir en".

Así mismo, MONEREO, 1999; Y BOLIVAR, 1999,  destacan que las prácticas asesoras deben trabajar en tres niveles de actuación diferentes:

  • -Dimensión institucional, tratando de promover un clima de colaboración y de comunidad de aprendizaje, apoyando y estimulando dinámicas de grupo.
  • -Dimensión estratégica, con el fin de conjuntar la acción del profesorado en torno a campos de mejora.
  • -Gestión de la instrucción y la interacción educativa en el aula o en otros contextos formales e  informales, potenciando la capacitación del profesorado para que resuelva por sí mismo los problemas cotidianos.

A estos tres niveles de actuación, se ha añadido uno nuevo que los atraviesa llamado “La ampliación de escenarios”, que pretende integrar, enriquecer y transformar el contexto y el entorno, y restablecer los vínculos entre escuela-familia y comunidad.

Entiende que la función asesora puede concebirse de muy diversas maneras en función de los parámetros de referencia con los que se observe, lo que da pie también a distintos modelos de actuación.

Actualmente el aseror, debe superar la "Primera ola" como llama Domingo a esta primera fase, donde los equipos a modo de servicios especializados, ofrecieron soluciones y propuestas de mejora, pero no acabaron de llegar al aula, ni ir más allá de mitigar algunas dificultades puntuales.

Un segundo momento, llamado "Segunda ola", lo caracteriza por la importancia del profesorado y los centros educativos, puesto que tanto los docentes como los directivos tienen el papel de “agentes de cambio”. Este momento se caracteriza por los programas, proyectos educativos o de gestión que quedan en meros y políticamente formalismos, vaciados de contenido y faltos de compromiso, pero que fueron pasos que considera necesarios para asentar las 1ª bases. Expone que para que el conocimiento se realice de manera significativa y comprometida, las estructuras de colaboración y la asunción de compromisos compartidos han de trabajarse, pues resulta difícil la adquisición por sí mismos. Por ello,  tanto las funciones de los profesionales de apoyo, como de los equipos han de deconstruirse y redimensionarse hacia opciones cercanas.

Por tanto para que llegue una función asesora rediriccionada, que podríamos llamar "Tercera ola", es necesario habría que lograr la implicación del profesorado y de las comunidades siempre desde el sentido común y la relevancia, con optimismo y de manera significativa, en un accionar pleno de colaboración, prudente y perseverante.

En definitiva, la asesoría debe establecerse en una relación democrática, en un escenario de colaboración profesional, teniendo en cuenta que cada procedimiento debe adaptarse al contexto, y a la cultura con la que trabaja para transformarla desde adentro. Ética, técnica y emoción deben conjugarse dialécticamente para posibilitar la participañción auténtica y la emergencia de un significado compartido y un compromiso profesional.

Y para completar este apartado sobre asesoramiento, nada mejor la dos experiencias diferentes, facilitadas por dos orientadores en IES en Madrid, que nos hacen reflexionar sobre la practica del día a día como orientadores en un centro, que a pesar de que en un caso fué positiva, la vive como un "pozo sin fondo", donde nunca puede llegar a ser del todo satisfecha, puesto que es dificil "encontrar el fondo".

  El asesoramiento desde dentro. Lo que sobra y lo que importa