Dani Pregal

Estudiante de toda ciencia y de ninguna en concreto

Navegación

2.3.2 Los modelos de asesoramiento que propone Jesús Domingo Segovia

Durante la dinámica se genera cierta oposición sobre el origen de los modelos de asesoramiento. Yesshennia se pregunta si se están aplicando los modelos de Jesús Domingo en trasferencias directas, que Jesús Domingo contempla como no válidas ya que entiende  que tiene que apoyarse el programa en el contexto y la cultura. Así mismo también destaca la necesidad de direccionar las prácticas del asesor, como otro rol del mismo. Domingo plantea los contextos y la cultura como influyentes dentro de los modelos de asesoramiento, como por ejemplo para elaborar un programa, en el que hay que tenerlas en cuenta.

Para dar un poco de luz al tema observamos que Jesús Domingo expone varios modelos en función de:

“1. La clasificación en cuanto al papel asumido en el desempeño de la práctica profesional.

En este punto son clásicos tres modelos:

• Intervención (técnico, racionalista o experto clínico): utilizado para resolver problemas y, como experto en contenidos, emprender acciones de manera externa, puntual, totalmente sistemática y programada, basada en diagnósticos clínicos; o bien, desde otra perspectiva, la del «experto y diseminador», ofrecer información y formación específica proveniente de la investigación o la norma y transmitirla /comunicarla / proponerla al resto de los profesionales paraqué ellos la apliquen.

• Facilitación: similar a los anteriores, pero ubicado muy cercada la realidad, por lo que frente a la demanda actúa a modo de centro de recursos.

• Colaboración: basado en la integración y actuación en equipos y con el profesorado que asume dos modalidades:

— Colaboración técnica: cuando participa delimitando bien que es él el experto en determinadas cuestiones, pero que trabaja dentro de modelos colaborativos profesionales.

— Colaboración crítica: cuando participa como colega crítico que cede el protagonismo al propio grupo para que sea este el que tome sus propias decisiones, reservando para sí el papel de garante, conciencia y espejo crítico que devuelve al grupo la información pertinente relaborada.

2. Finalmente, dada la integración de los modelos y servicios en actuaciones de la Administración educativa, pueden inscribirse en alguna de las siguientes lógicas de actuación en función del grado de estructuración e integración de propuestas:

• Modelo «servicios»: frente a cada necesidad o ámbito de acción se genera un servicio de apoyo que actúa de manera experta pero aislada y, a veces, traslapado con otros. Al profesorado le pueden llegar varios servicios con prioridades, mensajes y propuestas diferentes y, también contradictorias.

• Modelo programas: todos los servicios y acciones se integran y coordinan en torno a programas; la acción tiene un sentido de continuidad y está articulada. El problema surge cuando en la práctica se trabaja en varios programas y se produce un efecto –similar al del modelo servicios– identificado como «programitis», que consiste en abrir tantos fuegos paralelos y descoordinados que terminan nublando o desviando de lo principal.

• Modelo programa: se actúa con la filosofía anterior pero con un solo programa aglutinador, generalmente nacido desde un proyecto educativo y un proceso de autor revisión con apoyo. Este es el modelo que tiene sentido para la comunidad de aprendizaje y el que posibilita el aunar esfuerzos y perspectivas con un propósito común.”

 COMPRENDER Y REDIRECCIONAR LAS PRÁCTICASDE ASESORÍA. Jesús Domingo Segovia