Navegación

2.10.6 Tomando algo con los profesores

       Al igual que en la parada anterior, tomamos algo psicopedagogos y profesores en conjunto. Aquí dejamos nuestro diario de grupo de ese día:

Psicopedagogos y profesores, ¿qué relaciones?

A continuación presentamos las cuestiones propuestas por Lourdes en la última sesión teórica. Partimos de nuestras propias concepciones para darles respuesta, por lo que no siempre tienen porqué corresponderse con la realidad existente en los distintos centros.

  • ¿Qué piensan futuros/as asesores de los profesores y profesoras de infantil, primaria y secundaria con quienes van a trabajar?

            Creemos que los profesores de Educación Infantil están más implicados, que los de Educación Primaria y Secundaria. A los profesores de Educación Infantil no les importa “abrir sus aulas” recibiendo la ayuda de los asesores. Por otra parte en cuanto a la educación Primaria los profesores de los primeros ciclos si creemos que pueden solicitar asesoramiento, y que se muestran realmente preocupados por cada uno de sus alumnos. Al ir ascendiendo en los niveles educativos y, sobre todo en la educación secundaria, los profesores suelen “cerrar sus aulas” y no permite que nadie se “entrometa”; cada cual se suele centrar casi exclusivamente en su materia, siendo muchas veces su espíritu colaborativo casi nulo. No obstante, no se pueden caer en generalizaciones absurdas y arbitrarias.

            Además, algunos asesores consideran que tienen un rango superior a los profesores de infantil y de primaria, ejerciendo en ocasiones su apoyo desde este punto de vista.

 

  • ¿Qué piensan profesores y profesoras de asesores y asesoras?

            Creemos que existen dos perspectivas: por una parte existen profesores que creen en el asesor como un “todopoderoso” que tiene la receta mágica para cada no de los problemas, pidiendo de él no una colaboración y un apoyo, sino un solución fácil e inmediata. Por otra parte, otros profesores y profesoras tienen cierta desconfianza hacia al asesor, considerándolo una figura que tiene su puesto de trabajo pero que realmente no hace nada.

            Aun así creemos o queremos creer que existen muchos profesores que realmente entienden su papel y están abiertos al trabajo colaborativo.