Lo que un peregrino debe saber

Lo que un peregrino debe saber

Última actualización de en Sulema Meizoso Bermúdez

Lo que un peregrino debe saber


El nombre de 'peregrinos', surge en Compostela para designar aquellas personas que realizan el trayecto hasta Santiago 'per agrum', es decir, por el campo. No obstante, cada peregrino va construyendo su propia identidad a medida que realiza el Camino. Lo mismo ocurre con nosotros, futuros asesores/as de centros y profesores que nos adentramos, por primera vez, en el campo del asesoramiento

                                                                       Santiago Peregrino 14.jpg_595.jpg

 

Pues bien, antes de iniciar este viaje debemos saber que el asesoramiento constituye una tarea muy amplia y muy concreta a la vez, puesto que por un lado este término nos remite a diferentes tipos de funciones e identidades, y por el otro, todas ellas están repletas de contenidos específicos del ámbito de actuación concreto. Por esta misma razón, al igual que el viajero que comienza el Camino de Santiago llegará a ser peregrino cuando experimente y viva en la propia piel lo que la peregrinación significa, sólo el asesor/a a través de la práctica y la formación específica, llegará a estar dotado de competencia y profesionalidad.

Además, esta formación concreta de la que venimos hablando, para que sea realmente útil, deberá ser continuamente revisada y actualizada,  ya que cada vez son más los nuevos escenarios y necesidades que van surgiendo a lo largo del Camino: se caerán árboles por el camino, se derrumbarán puentes; pero también nacerán otros nuevos y el hombre construirá nuevas edificaciones.

 

                                       puente

 

Por otro lado,  debemos saber que la tarea del asesor/a no es una tarea de afán de protagonismo. Los asesores/as al igual que los peregrinos, son personas que permanecen ocultas, representan la institución internamente y lo que les mueve es la satisfacción personal y profesional y no el protagonismo ni la ambición.  No obstante no por esta razón, ni los asesores/as ni los peregrinos,  debemos dejar de conocer, respetar y compartir,  la cultura y los comportamientos de la institución, de las gentes y de los pueblos que  nos vayamos encontrando a lo largo del camino. Al contrario debemos respetarla e intentar pasar desapercibidos como un habitante más del Camino.  

 

¿Y cómo lo lograremos? Muy fácil, a través del diálogo, el compromiso y la empatía, que al fin y al cabo, son los elementos que mejor caracteriza al asesoramiento como fuente de de riqueza, diversidad, horizontalidad y sabiduría.

 

Finalmente, y sabiendo que el peregrinaje, así como el asesoramiento, constituyen un proceso dinámico, horizontal y contextual a lo largo de nuestro camino también debemos saber también que no tiene porqué exigir la presencia de un problema, enfermedad o conflicto concreto y que sólo con el deseo de mejora y optimización ya adquiere sentido.