2. Tecnología Educativa

La Tecnología Educativa es toda tecnología que se use para educar. Todo objeto que usemos como recurso educativo es considerado tecnología educativa. Incluso algo tan simple como una pizarra y tiza, o algo tan cotidiano como un ordenador, son tecnología educativa. 

La misma ha ido evolucionando a pasos agigantados los últimos tiempos. Es fácil observar cómo de una generación a otra pasamos de ser educados a base de libros, pizarra y tiza a tener pizarras electrónicas, a utilizar Internet y los ordenadores para buscar información y hacer los trabajos, a estudiar el temario por diapositivas...

image

La asignatura se centra en el impacto de las TIC, o nuevas tecnologías de la información y la comunicación, en las aulas y la educación en general, intentando adaptar a una nueva generación de pedagogos al uso de las nuevas tecnologías y su integración en su profesión y, después de todo, su vida cotidiana. 

Asimismo, se nos introdujo un nuevo modelo evaluativo con una nueva metodología, el blog de la red social stellae, donde debemos subir entradas al blog, páginas que nos interesen relacionadas con la materia y la pedagogía, archivos, etc etc. Es en resumen una red social que poder utilizar para compartir información sobre el tema y usar como método evaluativo. 

 

La implantación de las nuevas tecnologías en la sociedad implica la aparición de nuevos términos tales como competencia digital, alfabetización digital, brecha digital, TIC, Webquest, Jclic...

Lo primero es siempre la alfabetización digital. 

Este término se tocó varias veces en las distintas sesiones de clase, y por ello me interesó saber más acerca del mismo. ¿Qué es la alfabetización digital? ¿Somos analfabetos digitales?

Buscando por Internet, encontré las siguientes definiciones:

Según Digital Literacy Microsoft Corporation “La alfabetización digital tiene como objetivo enseñar y evaluar los conceptos y habilidades básicos de la informática para que las personas puedan utilizar la tecnología informática en la vida cotidiana y desarrollar nuevas oportunidades sociales y económicas para ellos, sus familias y sus comunidades”.

Es decir, tiene como objeto actualizar y reciclar a los sujetos para poder adaptarse a las nuevas sociedades de la información y el conocimiento. Obviamente considero muy necesaria esta actualización de conocimientos, ya que a lo largo del tiempo los conocimientos quedan obsoletos y es necesario reciclarse para poder seguir ejerciendo un trabajo concreto. Por tanto, considero necesaria una formación permanente en alfabetización digital, incluyendo este proceso dentro de la educación a lo largo de la vida.

Pero entonces, ¿somos o no analfabetos digitales?

Según la OEI,  la alfabetización, si nos centramos en su dimensión de “funcional”, es la preparación básica para que cada persona pueda desenvolverse como tal en su entorno; y, por otra parte admitimos la creación de un nuevo modelo de sociedad con la significativa presencia de las tecnologías de la información y la comunicación, tendremos necesariamente que considerar también la necesidad de un nuevo modelo de alfabetización: la necesidad de una alfabetización digital para la sociedad digital.

Esto afirma que debemos estar digitalmente alfabetizados pero, ¿cuándo y cómo?, es decir, ¿en qué entorno y a qué edad debemos alfabetizarnos digitalmente?

Opino que los entornos y los momentos de aprendizaje varían según la persona y la generación. En mi generación por ejemplo, se nos introdujo la alfabetización digital en el colegio con clases de informática. Los niños de hoy en día saben prácticamente tanto como nosotros, y cuando tengan nuestra edad probablemente poseerán muchos más conocimientos de los que nosotros tenemos ahora mismo. ¿Por qué? Porque las nuevas tecnologías se han ido incluyendo en la vida diaria de miles de personas. Cuando nosotros nacimos no se sabía ni lo que era Internet, y las nuevas generaciones ya nacen teniendo ordenadores en casa, lo que sin duda facilita su alfabetización.

Teniendo en cuenta la primera pregunta, si realmente estamos alfabetizados o no, considero que la respuesta es sí. Sabemos utilizar en cierta medida las nuevas tecnologías, y somos capaces de hacer cosas que otras personas no pueden hacer por desconocimiento. Pero probablemente aún nos quede mucho por aprender.

En la actualidad las tecnologías evolucionan a pasos agigantados, y vamos adaptándonos conforme van saliendo nuevos métodos, nuevos objetos, nuevas aplicaciones... 

Así que yo definiría el proceso de alfabetización digital como un proceso que dura toda la vida, o al menos mientras las tecnologías sigan avanzado a tal velocidad, y que sin duda es necesario para poder adaptarnos a los cambios y que nuestros conocimientos no queden obsoletos.

Una competencia digital es la habilidad que tenemos para utilizar las nuevas tecnologías y la brecha digital aquella que separa a las personas que poseen competencias digitales de las que no, aquellas que tienen acceso a las nuevas tecnologías de las que no, y es un gran peligro que debe procurar paliarse.

 

Como todo estudiante de la Universidad de Santiago de Compostela debería saber, los ordenadores de la misma funcionan mediante un software libre llamado Ubuntu. 

Pero, ¿qué es un software libre? ¿Y cuáles son sus diferencias con uno "no libre"?

Para definirlo adecuadamente, creo oportuno comenzar describiendo un software normal. Los dos softwares más conocidos por todos son Windows y Mac. Ambos tienen muchas diferencias, pero ninguno de ellos es un software libre. Así que debemos fijarnos qué es lo que tienen en común para poder averiguar qué es y no es un software libre.

Tanto Windows como Mac son marcas registradas. Se trata de software cerrados, que se venden con una configuración predeterminada y que nadie excepto las empresas a las que pertenecen puede modificar. Precisamente por ello, ambas empresas van sacando cada cierto tiempo nuevas remodelaciones de sus sistemas operativos, los cuales van modificando y mejorando, haciendo que evolucionen. El ejemplo más claro de ambos es la evolución que ha sufrido el software de Windows, que todos mayormente conocemos más, y que ha ido cambiando de nombre con sus versiones (Windows 95 - Windows 98 - Windows XP - Windows Vista - Windows 7 - Windows 8). Con cada salida al mercado de un nuevo Windows, por ejemplo, el anterior queda obsoleto. En el mercado de consumo en el que nos encontramos, la empresa le saca el mayor partido a sus productos. No sólo llega un momento en el que no puedes usar ciertas aplicaciones porque tu software está obsoleto, sino que los nuevos ordenadores se venden con el nuevo software ya instalado, y dejan de venderse los que tienen el software anterior, de manera que aunque no te guste ese software, no te quedará más remedio que comprarlo. 

Con Mac sucede más o menos lo mismo.

Un software libre, sin embargo, se define por dar total libertad al usuario de usarlo, compartirlo, copiarlo y modificarlo a su antojo. Por así decirlo, es un software para todos que se hace entre todos. 

No tienes que comprar la siguiente versión del software, ya que él mismo se actualiza constantemente según las distintas modificaciones que hagan sus usuarios, de manera que siempre estarás actualizado y podrás utilizar todo el potencial del sistema.

Además, tienes más donde escoger. El más conocido es Linux. También está el Ubuntu, que utilizan como bien he mencionado los ordenadores de la universidad. También están GNU, KDE Enlightment, Gnome, Windows Maker, Apache, PostgreSQL, Gentoo, MySQL, PHP, X.org...

image

Ahora bien, ¿qué relación tiene el software libre con la educación? 

En las aulas se está implantando el uso de ordenadores. Y no sólo en las aulas. Prácticamente en todos los hogares hay al menos un ordenador, y un niño de 3 años puede saber usarlo mejor que sus padres. Por tanto, es bueno impulsar la utilización del software libre en los ordenadores de las escuelas, institutos y universidades. ¿Por qué? Por un motivo muy sencillo: es bueno inculcar valores a los niños. Desde el momento en que le enseñas a utilizar un software libre y le explicas lo que es, le enseñas valores de libertad, curiosidad y conocimiento. 

Al enseñarle a usarlo y explicarle en qué consiste, avivas su curiosidad y sus ganas de implicarse en él. De modificarlo, mejorarlo. Además, le haces darse cuenta de la gran responsabilidad que conlleva utilizar este tipo de software. Cualquiera puede modificarlo, y debe utilizarse correctamente y procurar mejorarlo, no empeorarlo o dañarlo. Además, el hecho de poder acceder al código fuente del software y poder modificarlo supone implementar el aprendizaje en nuevas tecnologías y fomentar la innovación de los alumnos.  Y además de todo esto, le enseñas al alumno que también se le tiene en cuenta, que puede participar en el proceso de creación de algo y que puede cooperar con otros, mediante la creación, modificación y difusión del software.

Por ello, la inclusión del software libre en las aulas sería muy positiva.

 

La tecnología educativa nos enseña que hay muchos recursos mediante los cuales educar a la población. ¿Cómo afecta al ámbito educativo la introducción de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación? 

Según mi criterio, muy positivamente. La introducción en las aulas de las nuevas tecnologías agiliza los conocimientos y hace que el aprendizaje sea más interactivo y dinámico.

Pero debemos tener cuidado, ya que un uso excesivo o inadecuado puede dar malos resultados. Hay que saber utilizarlas, como todo. Por tanto, no es aconsejable introducir nuevas tecnologías en las aulas y dar por supuestos unos conocimientos al profesorado. Para un buen uso de las nuevas tecnologías, debe haber una formación previa del profesorado, como parte de su reciclaje formativo y formación continua. Una vez hayan aprendido a utilizar el nuevo objeto a introducir en las aulas, este puede ser introducido sin mayor problema, y los alumnos podrán utilizarlos correctamente.

Las nuevas tecnologías tienen efectos positivos y negativos en la sociedad. El uso de los teléfonos móviles con acceso a internet dificulta las comunicaciones sociales, y una correcta escritura, debido a la costumbre de reducir las palabras o sustituirlas por otras que suenen de manera similar para reducir caracteres (ej: acab, x, q, etc.) El uso de internet, por otro lado, agiliza la búsqueda de información y el proceso de aprendizaje, aunque disminuye el grado de fiabilidad de la misma.

Los cambios sociales implican que la educación también debe adaptarse, y la inclusión de las TIC en las aulas es una clara muestra de ello. Pero debemos intentar sacar el máximo partido a las mismas sin entorpecer el proceso de enseñanza-aprendizaje.